Toxina botulínica

Es un método eficaz para eliminar arrugas faciales aparecidas como resultado de expresiones y gestos realizados con la cara. Actúa relajando la musculatura de la cara causante de dichas arrugas. El riesgo de efectos secundarios es muy bajo. Se utilizan cantidades muy pequeñas de un extracto purificado de “toxina botulínica tipo A”, buscando siempre unos resultados naturales y armónicos.

¿En qué consiste la toxina botulínica?

El tratamiento consiste en inyectar una pequeña cantidad de “toxina botulínica tipo A” en los músculos cuya contracción crea la arruga que queremos eliminar, bloqueando así el impulso nervioso que llega a ese músculo. Consecuentemente el músculo se debilita, la piel que cubre el músculo se relaja y las arrugas desaparecen gradualmente. Su aplicación es prácticamente indolora, el paciente puede notar una pequeña molestia durante la aplicación que suele definirse como leve escozor de la zona a tratar a causa de los pinchazos.

El efecto aparece dos o tres días más tarde de la aplicación, siendo completo su efecto al cabo de una o dos semanas.

En España, el uso de “toxina botulínica tipo A” solamente está autorizado en el tercio superior de la cara: arrugas de la frente, entrecejo y zona periocular.

Resultados de la toxina botulínica:

  • Las infiltraciones de esta toxina permiten recuperar un aspecto mucho más joven, suavizando las arrugas y las líneas de expresión.
  • Se consigue un efecto de expresión más relajada.
  • Devuelve la luminosidad al rostro.
  • Revitaliza la mirada de manera inmediata trás su aplicación.
  • Se evita la fractura de la piel que se produce por la arruga profunda en el tiempo.

¿Cuánto duran los efectos de la toxina botulínica?

El efecto de la toxina botulínica dura generalmente entre 4 a 6 meses, tras los cuales se requieren nuevas aplicaciones. Después de realizar varios tratamientos, los efectos de la toxina botulínica pueden comenzar a ser más largos, pudiendo llegar a durar hasta ocho meses, por lo que se espaciaría el tiempo entre sesiones de manera significativa. 

Cuidados posteriores después de la aplicación de Botox

No son necesarios grandes cuidados después de aplicarse toxina botulínica. Se puede continuar con las actividades rutinarias habituales, trabajo, vida social, etc. aunque es importante tener en cuenta que en las 4 horas posteriores a la aplicación del botox hay que evitar frotarse la cara, ni gesticular exagerando los movimientos faciales, para evitar desplazamientos del medicamento inyectado hacia zonas no deseadas.
También es recomendable no realizar deporte las primeras 24 horas.

Contraindicaciones

No debe emplearse la toxina botulínica en mujeres embarazadas o en mujeres que estén dando pecho a su bebé, tampoco debe aplicarse en personas que padezcan enfermedades neuromusculares significativas que puedan aumentar el efecto del Botox, como la miastenia gravis o la esclerosis lateral amiotrófica. Tampoco debe utilizarse en zonas infectadas.